AUSPICIANTE

   

Contacto: isabel@dislexia.com

 

ARTICULO 6

Cómo se aprende a leer:

El niño a los 5 años comienza a interesarse por el nombre de las letras y su sonido dentro de una palabra.  Por ejemplo se da cuenta de que la letra “L” se llama “ele” y suena “l” cuando se leen las palabras. Esto le permite unir los sonidos y reconocer la palabra cuando la dice.  Este trabajo debe realizarse con todas las letras del abecedario, hasta tanto el niño las logre identificar con precisión y velocidad. A esta ruta se la llama Ruta Fonológica.  Cuando esa palabra ya la ha visto varias veces, no necesita deletrearla, sino que forma parte del caudal de palabras que reconoce por impacto visual. A esta ruta se la conoce con el nombre de Ruta Lexical. De esta manera el niño deletrea aquellas palabras que no reconoce, mientras nombra a aquellas que no necesita deletrear, alcanzando el manejo de las 2 estrategias que se identifican como la Ruta Dual (interviene léxico auditivo y léxico visual). Así, con la práctica de la lectura, va incorporando sin darse cuenta, cada día más palabras que reconoce por el solo hecho de verlas escritas. Esto le permite agilizar la lectura y acceder a la comprensión del texto.

En un comienzo se va generando una lista de estas palabras que ya reconoce, que puede contener hasta 50 palabras de uso frecuente. Esta manera de trabajar le permite al niño darse cuenta de que está aprendiendo a leer.

No es conveniente esperar a que el niño logre deducir estas estrategias sin ayuda, debido a que las exigencias y el contenido de los textos, aumenta cada año.

En general es conveniente que en 3er grado el niño lea de manera fluida. Además se sugiere que todos los días practique la lectura con textos breves durante 15 minutos. Se aconsejan libros con fábulas o rimas en un comienzo.  De esta manera el niño puede acceder a la lectura y surge naturalmente su interés por leer. La misma práctica de la lectura irá fijando la automatización del código, para luego prestar atención al contenido. Es conveniente que el niño pueda volver a leer cuentos que ya conoce. Esto le permite sentirse más confiado porque conoce el contenido de la historia y le permite reconocer aquellas palabras que en un primer momento tuvo que deletrear. De esta manera estaríamos desarrollando el Impacto de Palabras (Ruta Lexical).

Lo importante es ayudarlos a quienes no logran este aprendizaje, sin miedo. Con los años aprendí que el miedo paraliza. No debemos dejar que un niño se asuste por algo que tiene solución.

 Queridos padres: sólo se requiere entender cómo ayudarlos. Tampoco se requiere de estudios complicados. La tarea es sencilla. El problema surge cuando el tiempo transcurre y la dificultad no se enfrenta. Resultados de recientes trabajos de investigación internacionales, muestran por primera vez como no son suficientes las estrategias específicas que se les ofrece a los niños disléxicos o en riesgo de presentar dislexia (antes de los 8 años). Son necesarias las prácticas de mecanismos de auto-regulación, tanto cognitivas como emocionales, para alcanzar el éxito en el aprendizaje y elevar su auto-estima. Esto significa que el niño debe lograr autonomía para poder leer y escribir. No es adecuado depender siempre de alguien que le lea ni escribir por él. Esto genera dependencia y una gran desvalorización como persona. Por ello se dice que la dislexia es una dificultad, pero no un impedimento.

Alexia significa imposibilidad, dislexia significa dificultad.

Una propuesta de palabras de uso frecuente para el reconocimiento por Impacto Visual.

Estas palabras son, en general, las que ofrecen dificultades al leer, ya que tienen sentido dentro del contexto de la oración:

  • cuando

    nos

    quien

    hizo

    estoy

    como

    otra

    había

    muy

    todo

    también

    estaba

    hacer

    cual

    tu

    dijo

    después

    allí

    aquí

    dice

    entonces

    mucho

    tiene

    jugar

    quiero

    hicieron

    donde

    hacen

    pero

    gracias

    ir

    ayer

    puede

    para

    bueno

    luego

    asi

    bien

    hay

    ella

    tenía

    hablar

    cada    otro le
    en   al   el

    se

       voy

                

Esta lista deberá ser confeccionada de acuerdo con las necesidades de cada niño. Se aconseja que incluya en un comienzo aproximadamente 50 palabras.

Una vez que el niño las pueda reconocer por golpe de vista, se podrán agregar nuevas listas incluyendo siempre palabras de alta frecuencia de uso y que corresponden al vocabulario (léxico) del niño acorde con su edad y contenido escolar.

Doctora Isabel Galli de Pampliega, Matrícula Nacional 8158

  

"Si un alumno no aprende por el camino que el docente enseña, el docente deberá buscar el camino por el que cada alumno aprende".